Crónica Marbella Classic Poker #3

Sergio Ríos "patXYpot"Durante mi paso por el tercer evento de la liga quedé eliminado en el día 1. No tuve suerte con mi primera y única mesa que fue de 7 jugadores la mayoría del tiempo ya que aunque éramos 8 jugando junto con 2 stacks para los rezagados, uno de ellos pasó buena parte de los 3 primeros niveles ‘sitting out’. El problema era que los 3 stacks libres estaban contiguos y durante 4 manos seguidas de cada 10 mi posición era UTG + 1, aparte claro de ser UTG en mi turno correspondiente; a la situación hay que añadirle que habían 3 jugadores franceses con posición sobre mí con un juego loose agresivo que daba pie a multitud de botes multiway, normalmente de 4 jugadores mínimo. A mitad del segundo nivel mi stack inicial de 10.000 ya bajó a 6.000 a base de subir preflop manos fuertes que no ligaban en los flops y obviamente abandonaba, obligándome a hacer la recompra para ponerme en 16.000.
Parecía que empezaría a remontar cuando con ciegas 50/100 y 6 limpers tengo AK en big blind, subo a 1.000 y un shortstack va all-in con 5.000 aproximadamente; pago y enseña A7s, un 7 cae en el flop y no llega el milagroso rey. Pocas manos después, ya con ciegas 100/200 me encuentro con QK de picas; sólo pago en UTG porque visto lo visto subir no asusta y no quiero jugar un bote gigante multiway sin posición; un francés con stack de 4.500 sube a 750; pagan dos más por detrás y la ciega grande también se apunta así que pago por odds brutales y con la mosca de hacer squezze:) Somos 5 jugadores con un bote rondando los 3.000 puntos y yo tengo detrás unos 10.500. Viene un flop galáctico, QT3 con dos picas; Marco Palazón, jugador sólido y habitual en Marbella que había pagado en big blind habla primero y pega 2.200; en este punto yo no me voy a tirar de este bote, la cuestión es cómo hacer que entren más fichas en él, así que sólo pago para ir all-in ante cualquier subida o meterlo todo en el turn caiga lo que caiga. El francés que abrió preflop ingresa sus 4.000 puntos restantes aproximados y toda la mesa se tira, incluido Marco; pago y el bote queda en 14.000 o por ahí. El jugador enseña AK con el as de picas; turn viene pica y river pica de nuevo así que pierdo la mano con mi flush inferior. Me quedo temblando con 5.000 puntos que logro levantarlos a 12.000 con AA que no se trucaron cuando me vieron mi escaso all-in con QK en el turn en un board Q72J.
Un nivel después llegó mi mano fatídica, mal jugada quizás por mi parte; dos puestos a mi izquierda cambian a un francés y sientan posteriormente a un joven jugador con el que no había coincidido antes. Mi impresión es que juega bien y agresivo; en la mano en cuestión él es big blind; las ciegas en 150/300 con ante 25, dos jugadores pagan y yo pago también en button con QJ, big blind check; el flop viene 9TQ rainbow, todos pasan hasta mi así que meto 1.200 dejándome 10.500 detrás; el jugador en big blind resube a 3.000 y el resto fold. Mi movimiento aquí es all-in o fold, no voy a hacer call para tirarme luego. La cuestión es que por la poca lectura del rival descarto cualquier trío en principio porque casi con toda seguridad habría hecho raise preflop con 99 +, así que pienso que voy pisado contra KJ en el peor de los casos o bien lleva dobles parejas que contra mi mano tengo 12 outs, 8 para escalera y 4 para dobles mayores; su stack rondaba por encima de los 20.000 puntos por lo que quizás también estuviera jugando agresivo una mano exactamente igual que la mía, QJ. La verdad es que le dí pocas vueltas y fui all-in, él insta-call para enseñarme su KJ para bustear el torneo sin remedio.
Durante el día 2 me acerqué al casino a animar al equipo y terminé en la discoteca Dreamers con varios de 770; la música espectacular, aunque el ambiente estaba algo trillado, la próxima si hay tiempo mejor salir por Fuengirola o Marbella y en plan piña, que muchos que querían salir al final foldearon ¡eh!
Mi enhorabuena a mi compañero de equipo Raúl Vicente que anda muy en forma y se ha endosado el tercer puesto en una mesa final dura y ha salvado al Equipo Liipoker del bigote, además de las risas que vamos a echar con los colegas de 770 en el siguiente evento. A ‘Pizu’ que no reparó en agresividad, todo un jugón pero los flips le dieron la espalda. Al jefe Kent que con juego sólido se quedó a un paso de mesa final con mano encontrada donde no te puedes tirar. Y por supuesto a Gary Collins que ganó el torneo durante su 50 cumpleaños así que un buen regalo se llevó; también me hizo un favor, y es que dejó segundo a Gerard Van Leest que me hubiera adelantado en el ranking de la liga si llega a quedar primero, así que ahí sigo top 1 que como no repita mesa final pronto me sacan de ahí rápido.

¡Hasta pronto!

You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Crónica Marbella Classic Poker #3”

  1. Buen blog Sergio..

Leave a Reply